Los usuarios cada vez están más habituados al uso pantallas digitales, y esperan mejores experiencias. Es imprescindible que las empresas consideren cuidadosamente la calidad de la experiencia que crean para sus clientes; Pero ¿qué hace una interfaz de usuario de calidad?

Simple

Las interfaces de usuario son casi invisibles. No se componen de adornos llamativos, ni elementos innecesarios. Una interfaz de usuario de calidad se compone de elementos necesarios, lógicos y concisos.

Una interfaz de usuario existe con el único propósito de facilitar a aquellos que están interactuando con un sistema. Para ello, debe comunicarse claramente con los usuarios. Si los usuarios no pueden averiguar cómo usar su interfaz con facilidad, optarán por no participar.

Cuanto más fácil sea leer sus etiquetas, navegación y contenido, más fácil será para los usuarios saber qué hacer.

Interacciones eficientes

No hay nada malo en diseñar software potente, pero la interfaz de núcleo debe ser simple y funcional. Siempre se pueden ocultar opciones en los menús contextuales o en la configuración de la aplicación.

Diseño consistente

Interfaces consistentes permitirán a los usuarios confiar y desarrollar patrones de uso que mejorarán su experiencia. Dado que la gente anhela coherencia es mejor usar patrones de diseño familiares.

Entender que es UX

Tomar el ángulo de la experiencia del usuario, identificando qué problemas deben resolverse, cómo funcionará el flujo de interacción determinando las áreas de producto y las jerarquías clave.


Idealmente, el trabajo serio en la interfaz comienza después de obtener acceso a toda esta información.

Implementar una jerarquía visual

Los elementos más importantes de una interfaz deben ser destacados para ayudar a los usuarios a centrarse en ellos. Las prácticas de diseño proporcionan métodos casi ilimitados para lograr este efecto.

Crealogica