posicionamiento

El boom de las redes sociales en los últimos años hizo que algunos expertos adelantarán el fin del SEO. Estos analistas apuntaban a que, dado que las redes sociales se habían hecho tan populares y dado que ofrecían una forma de conectar directamente con los consumidores y de hacer que la información llegase de forma directa a ellos, no era ya tan necesario posicionarse a través del tradicional posicionamiento web. El SEO se había quedado obsoleto, porque los perfiles en redes sociales hacían que fuese mucho menos relevante colocarse bien en los resultados de búsqueda.

Sin embargo, estas previsiones acabaron demostrándose no ser tan ciertas y no ser tan ajustadas a la realidad como los analistas preveían o pensaban. Las redes sociales han hecho que llegar a través de ellas a los consumidores sea cada vez más complicado. Los cambios y ajustes en estos escenarios, como ocurre con los sucesivos ajustes que se aplican al algoritmo que regula el feed de noticias de Facebook, han hecho que sea muy difícil posicionarse. Las marcas son las habituales perdedoras cada vez que cambia el algoritmo, ya que Facebook potencia cada vez más los contenidos de amigos y familiares frente a los de medios y marcas. Para lograr posicionarse de forma orgánica, las marcas tienen que hacer grandes esfuerzos. Si quieren conectar con los consumidores, no tienen más remedio que pasar por caja.

A esto se suma que los dispositivos móviles han dado un nuevo impulso a los buscadores y han hecho que estos sean aún más relevantes. Las búsquedas móviles son cada vez más y más populares, lo que ha hecho que las marcas vuelvan a centrar su atención en este escenario y en las bondades del SEO.

El SEO, por tanto, nunca ha muerto. De hecho, según el último estudio de HubSpot sobre inbound marketing (realizado sobre una muestra global), el SEO es la principal prioridad y preocupación de los responsables de marketing de las marcas. Cuando se les pregunta a las marcas cuáles son sus prioridades en inbound marketing, el crecer en SEO y en presencia orgánica es la que ocupa la posición destacada, lo que es además una mejora en comparación con los años pasados, demostrando que el interés por el SEO no solo no decae, sino que además crece. En 2015, el SEO y la presencia orgánica era ya el principal elemento prioritario. En 2014, en cambio, lo era la creación de contenidos para el blog de la marca.

Las otras prioridades

Los contenidos, en 2016, pasan a los puestos siguientes. Para las marcas, la creación de contenidos para el blog es la prioridad número dos, seguida por la distribución de contenido y la amplificación del mismo, que se posiciona en el puesto tres.

Los contenidos siguen dominando en las prioridades siguientes, incluso teniendo en cuenta que en el número 4 se ha colado la automatización en marketing. Tras esta posición se ubican, respectivamente, la creación de contenido interactivo, los long-forms (como ebooks y whitepapers) y el contenido visual y la creación de infografías. Las herramientas online se cuelan como prioridad número 8 y la lista se cierra, otra vez, con contenidos, el hacer vídeos de cómo hacer algo (los ‘how-to’).

De la lista de prioridades desaparecen las pruebas freemium (novena en los dos años precedentes) o los webinars (pasando progresivamente de moda: era el 4º en 2014 y el 7º en 2015)

Fuente: Puromarketing